La nueva ciudad-jardín

Más allá de arquitectura, sostenibilidad o calidades, si hay algo que verdaderamente distingue a Vitbox del resto de promociones de la zona son sus zonas comunes, por sus grandes dimensiones y su abundante vegetación. Es lo que hace que al cruzar las puertas del residencial el exterior se acalle y sólo haya espacio para el bienestar. Los grandes espacios de las zonas comunes, su amplitud, inigualable a la de cualquier promoción de la zona norte, hacen que el ritmo vertiginoso del tráfico y la ciudad se queden atrás al cruzar las puertas de la urbanización. Diríase que uno se adentra en una mini ciudad o que Vitbox es la nueva ciudad-jardín de la zona Norte, con una vegetación muy variada, frondosa y de gran porte. Donde en los primeros bocetos del proyecto veíamos manchas veces, ahora distinguimos un olivo, acacias, fresnos, madroños, limoneros… Así, una porción de naturaleza se cuela en casa mientras caminamos hacia el portal o al levantar la vista desde la ventana del salón.

Este carácter singular también se pone de manifiesto en la piscina, con su geometría tan estilizada, siguiendo esa premisa del cuidado de lo poligonal presente en toda la urbanización. En ella queda separada la zona infantil de la de mayor profundidad, para que cada uno encuentre su espacio. La zona de playa de la piscina también cuenta con bancos y distintos ambientes en la zona verde más próxima.

Recogemos algunas imágenes de cómo ha ido gestándose esta zona común, desde los primeros bocetos a los trabajos de siembra.